Cerrar

Una foto en Facebook como prueba para un despido

Facebook como prueba para un despido
Laboral

Una trabajadora de un hotel de Avilés acude a una despedida de soltera en Madrid. Va con sus amigas a un parque de atracciones, se sacan unas fotos entrañables y divertidas. Una de las participantes en el evento la sube a su muro de Facebook. Esa foto acaba siendo una prueba principal en el despido disciplinario de la trabajadora, utilidad que, seguro, nunca se le quiso dar.

Y acaba siendo prueba en el despido porque la trabajadora, desde el día anterior, estaba de baja por enfermedad común con diagnóstico de contractura cervical. A raíz de la foto, que no se encuentra fortuitamente sino que se busca en la red, interviene un detective que, menos de un mes después y estando aún de baja por la misma patología, le realiza un seguimiento nocturno entre las 23:00 y las 6:00, con diversas paradas en establecimientos nocturnos de ocio, con detalles significativos en el informe como los tacones altos y la buena disposición al baile.

La trabajadora recurre al Tribunal Superior de Justicia de Asturias argumentando que la utilización de la foto vulneraba su derecho a la intimidad y que la baja no es un proceso voluntario, ya que uno no la coge, sino que depende del criterio de un médico. El Tribunal desestima el argumento por entender que son fotos tomadas en un lugar público y ubicadas en la red de tal forma que es posible tener acceso a ellas sin utilizar clave alguna. Y sobre todo lo desestima porque la actividad que se prueba ha sido desplegada por la trabajadora durante la baja  puede no demostrar que está sana, pero se entiende que sí demuestra que está capacitada para los esfuerzos que requiere su trabajo o, como mínimo, no está haciendo todo lo posible para recuperarse, por lo que falta a la buena fe que debe presidir las relaciones contractuales. Cuando uno está de baja tiene la obligación laboral de no desarrollar de actividades contraindicadas para el curso de la enfermedad, ni aquellas  que exponen al que las hace a una recaída.

El uso extensivo que se hace de las redes sociales en todos los ámbitos nos hace olvidar en ocasiones que la privacidad en ese contexto está muy difuminada. En una reciente conferencia a la que asistimos impartida por la unidad de delitos informáticos de la Guardia Civil la regla básica sugerida fue no subir a internet, en ningún tipo de foro, sea cual sea su teórico nivel de restricción, ninguna foto que no hubiéramos permitido que utilizasen  como póster para pegar en la plaza mayor. En todo caso, no se trata de matar al mensajero. Si uno no puede ir a trabajar por una contractura cervical, tampoco debería ir a un parque temático.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.
Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest