Cerrar

Sucesión de empresas, comunidades de propietarios, limpieza y otras hierbas

mailbox-1856122_640
Vivienda

 

Las comunidades de propietarios tienen un par de gastos básicos con peso específico relevante: ascensores (consumo eléctrico, mantenimiento …) y el servicio de limpieza. Apenas quedan edificios con conserje, por lo que las reparaciones y la limpieza acaban siendo externalizadas en manos de terceros. La comunidad cierra un contrato mercantil, la mayor parte de las veces con una simple aceptación de presupuestos que se ponen en liza en una reunión ordinaria, y por el precio pactado obtiene un servicio.

El problema de la comunidad surge cuando no están contentos con ese servicio (por coste o por desempeño) y deciden cambiar de empresa de limpieza. Se encuentran con que la trabajadora (rara vez es un hombre) tiene que ser asumida por la nueva empresa que se postula como garante de dejarlo todo limpio como una patena. Y la nueva empresa no quiere una trabajadora que no conoce -y que no convence al cliente-, ni asumir el coste de despedirla con la correspondiente indemnización (que dependerá del salario que cobre por ese trabajo concreto y su antigüedad en la empresa). Obviamente esto ocurre si la mercantil saliente no le ofrece otra ocupación a la trabajadora y le rescinde el contrato por la fracción de contrato que corresponda. El derecho a conservar el trabajo es de la empleada, que puede ejercerlo o no. La comunidad carece de relación directa con ella, por eso externalizó el servicio.

La empresa entrante poca sorpresa puede alegar ante la comunidad, ya que así lo pone el convenio colectivo, que se aplica a todas las empresas del sector ya limpien para la comunidad de propietarios del número 7 de la calle de la Tos, la sede central del Banco de Santander o el Hospital Provincial. Y si no lo dijese de forma super específica el convenio, lo dice el estatuto de los trabajadores cuando habla de sucesión de empresas, por lo que estaríamos en el mismo punto. Se aplica a sociedades  y a autónomos que se dediquen a la actividad, que no dejan de ser empresas sin empleados. Misma unidad productiva, mismo lugar, misma tarea … la nueva empresa asume la plantilla que hace el trabajo. Norma con la que seguro todos los comuneros trabajadores por cuenta ajena están más que conformes con respecto a sus puestos de trabajo, pero que les parece desproporcionada cuando se aplica a la comunidad de vecinos de la que forma parte.

¿Es la comunidad “cautiva” de la limpiadora y su empresa? No. La comunidad, salvo que haya contratado directamente a la trabajadora, no es su empleadora. Y que se guarde mucho de asumir tal papel, porque lo del convenio es un asunto laboral que salpicará a quién se ponga a dar órdenes en ese ámbito. Lo que la comunidad puede hacer es previo al cambio de servicio, justo lo que haría si el problema es que el servicio es malo. Porque, no nos engañemos, la mayor parte de las ocasiones el cambio se hace porque el servicio es más barato. Lo mismo repercutido individualmente son apenas 5 euros anuales para cada vecino, en el global aparece como un precio más contenido.

Si la limpieza es deficiente, la comunidad puede protestar por el servicio y pedir que cambien a la persona que lo desempeña, con una prueba de 75 días, por ejemplo, con lo que a lo mejor encauzan el tema.  Resolviendo de paso el de la subrogación si al final el nuevo trabajador no es más efectivo, ya que la subrogación opera sólo con trabajadores de cierta antigüedad en el centro de trabajo, aquellos que prestan servicios allí habitualmente (según cada  convenio, suele rondar 3 o 4 meses). Que la solución fácil sería firmar un acuerdo en el que el operario del servicio de limpieza cambiase cada trimestre … pero a las comunidades de propietarios les gusta conocer a quién hace la limpieza y se pasea por el edificio a altas horas de la mañana o a última hora de la noche. Sobre cuál es el horario bueno para hacer la limpieza, cual es el volumen de ruido aceptable para desempeñar el trabajo y el concepto de olor a limpio se establecen disertaciones en las reuniones de las comunidades dignas de un marco parlamentario. Además las empresas para poder competir en precios tienen que ser mega eficientes en el aprovechamiento del tiempo de trabajo, igual no pueden permitirse esa rotación. Que lo mismo la competencia en precio es tan feroz que lo que se le cobra a la comunidad no coincide con lo que habría que pagarle a quién limpia y lo que parece una solución de abaratar costes pasa a ser un problema de infracotización si la trabajadora tiene un percance … Y no hay forma de poner una cláusula que diga que se comprometen a no aplicar el convenio colectivo con respecto a la sucesión, porque no es un asunto de libre disposición.

En resumen, cuando en la próxima reunión de la comunidad el único criterio para cambiar de empresa de limpieza sea el económico, les recomendamos que analicen la propuesta de cambio con el convenio colectivo en la mano. Calculen el salario que le corresponda a un peón por esas horas según las tablas (acuérdense de incluir pagas extraordinarias y complementos), añadan sobre un 38% de cuota de seguridad social, piensen en los productos de limpieza con el olor adecuado, el beneficio empresarial (sobre el 20%) …

Si el resultado de la anterior operación arroja una cantidad superior al presupuesto que se presenta, háganse a la idea de que o no le van a dedicar las horas que dicen o no le van a pagar al trabajador lo legalmente establecido. Desconfíen y piensen, además de en cumplir la legalidad,  en la poca  gracia que tiene hacer horas extras que no se cobran o ver como su salario disminuye y el trabajo aumenta.

Si el número de la nueva propuesta encaja, pidan una rebaja a la empresa que ya tienen. Si la empresa no negocia, hablen con la nueva propuesta y aclaren el enfoque del asunto subrogación, que en ningún caso se puede repercutir a la comunidad.

Si el problema fuese el servicio en sí mismo, protesten de forma clara, identifiquen los puntos a mejorar y piden que se cambie, en su caso,  al operario. Simplificará la transición si no se resuelve. En previsión de fracaso dejen habilitado al presidente y a un par de vecinos para tomar decisiones de cambio (se ahorrarán una reunión)  en unos 70-80 días con los criterios que se consideren oportunos.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest