Cerrar

Las difíciles relaciones entre vecinos de casas colindantes

relaciones entre vecinos
Vivienda

El Juzgado de 1ª Instancia estima la demanda del propietario de una vivienda unifamiliar contra su vecino, declarando que la obra realizada por los demandados en el jardín de su vivienda, consistente en la instalación de una estructura metálica que sustenta un toldo deslizante, sin la obtención de autorización alguna, altera la estructura general, configuración y estado exterior del inmueble, y que se procediera a su retirada, en el plazo máximo de 30 días, y al pago de la totalidad de las costas.

Apelada la sentencia la Audiencia Provincial de Soria, sentencia veintitrés de marzo de dos mil diecisiete se desestima la apelación y confirma la sentencia condenando en costas al apelante.

Parte la Audiencia del hecho de que la Comunidad de Propietarios de la que forman parte los litigantes tiene aprobados Estatutos, inscritos en el Registro de la Propiedad en los que “está prohibido la colocación de cualquier tipo de tendedero, fijo o móvil, en las fachadas exteriores de las edificaciones así como en zonas de jardines” y “en las zonas de jardines no se podrán plantar árboles, ni arbustos de una altura que pueda ocasionar perjuicios al jardín o casa vecina, sean estos derivados de la falta de luz, o vistas, motivados estos por la altura que pueden alcanzar los mismos o espesor de aquellos. En la zona de jardines la colocación e instalación de chimeneas, barbacoas, deberán hacerse por el punto que menos perjuicio se cause a las fincas contigua”.

No parece que exista mala fe en la actuación de la parte demandante, puesto que incluso antes de interponer la demanda, solicitó la ayuda de la Comunidad para solventar extrajudicialmente el conflicto. Y efectivamente la Comunidad entendió que el toldo le afectaba directamente, en sus luces y vistas, por lo que la interposición de la demanda, no es por capricho, sino porque se están vulnerando los derechos que todo propietario tiene al goce pacífico y disfrute de su propiedad. Pero es que, por otro lado, en vía extrajudicial, ni siquiera se le exigía se retirase el toldo, sino que lo bajara de nivel, puesto que si bajaba su nivel, y no le afectaba directamente, suprimiendo vistas y luces a su propiedad, nada habría objetado a seguir mantenido el mismo. Aun cuando fuera contraria su instalación a los Estatutos de la Comunidad.

Más bien, la mala fe es la propia de la conducta del apelante, quien a pesar de saber de la reunión de la Comunidad -es copartícipe de la misma, y por tanto puede asistir a sus reuniones, y en todo caso, tiene derecho a conocer del contenido de las actas, e impugnarlas en su caso-, donde se le hacía ver que el toldo incumplía las exigencias legales, y los Estatutos Comunitarios, al estar instalado muy por encima del nivel de la valla de separación, perjudicando a la parte actora, en sus luces y vistas, y que dicho acuerdo fue realizado por unanimidad. Aun a pesar de saberlo, y ser requerido, simplemente para que bajara el nivel del toldo, se negó a ello, dando lugar a este procedimiento.

Es decir, si no se acredita la perturbación, la razón de ser de la pretensión actora, sería contraria a Derecho. Y a sensu contrario, de haber existido perturbación, como sucede en el presente caso, la pretensión actora sí sería conforme a Derecho. Puesto que la afectación del derecho dominical de la parte actora, al uso y disfrute de la vivienda, y del resto de su parcela, se ve perturbado, de forma no nimia, por la colocación del toldo a la altura en que lo está sobre la valla delimitadora de ambas propiedades . No teniendo el actor que soportar interacciones de este tipo, en su convivir diario. Es cierto que la vida en comunidad ha de implicar soportar actitudes e interacciones sociales, siempre dentro de los límites legales y reglamentarios, no cuando dichas interacciones superan los límites exigibles, y son contarios al sentir unánime de la Comunidad, son contrarios a los Estatutos por los que se rige la misma, y sobre todo, perturban de manera significativa el derecho al uso y disfrute de su propiedad por la parte actora.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest