Cerrar

Reagrupación familiar. Desmenuzando el procedimiento (III)

reagrupación-familiar-III
Extranjería

Ahora que sabemos quién puede reagrupar y con qué medios económicos debe contar, hay que precisar a quién puede reagrupar. Ojo, que estamos hablando del régimen general de extranjería, sobre el comunitario estableceremos matices en próximas entradas.

Se puede reagrupar a lo que se denomina familia nuclear : cónyuge, padres, hijos y aquellas personas sobre las que se tenga una tutela legal formalizada. Empecemos por los cónyuges y situaciones análogas:

El vínculo debe, preferentemente,  estar registrado. Con independencia del acervo cultural de cada cual, es prácticamente  indispensable que sea una relación inscrita en un registro en un registro público. Y siempre es más fácil tener un registro equivalente al del matrimonio. Las parejas de hecho que están inscritas en registros fuera de la Unión Europea son una fuente de problemas. Para un trámite rápido compensa casarse de forma convencional y no discutir el alcance del registro de una pareja de hecho.

Sólo se puede reagrupar a un cónyuge o pareja. Si en el país de origen permiten la poligamía simultánea, y tal opción consta en el certificado de matrimonio (se puede renunciar a ella), la administración española puede considerar que la reagrupación en ese grupo familiar atenta contra el orden público. No caben reagrupaciones sucesivas de otros cónyuges en interés de los hijos o por razones humanitarias.

Si hay un divorcio (poligamia sucesiva, que sí se admite), es preciso acreditarlo (habitualmente se registra en el certificado de matrimonio) y aclarar la situación del anterior cónyuge o pareja y sus familiares en cuanto a la vivienda común, la pensión al cónyuge o pareja y los hijos. Las obligaciones con respecto a cónyuges e hijos de anteriores matrimonios pueden llevar al recálculo de los medios de vida, ya que la administración va a presumir siempre que se cumple con ellas. Hay que aportar, por tanto, el equivalente al convenio regulador.

Si, a pesar de nuestro consejo inicial de “es mejor casarse porque facilita el trámite” se opta por acreditar relación análoga a la conyugal (en algunos casos no se puede optar por el matrimonio convencional), es necesario aportar la documentación que acredita que está inscrita en un registro público y no se ha cancelado la inscripción. Con los registros de la Unión Europea no suelen plantearse dificultades. En los demás casos acreditar hijos, empadronamientos y propiedades en común no sobra.

Es teóricamemte posible incluso reagrupar a una pareja no registrada siempre que sea una relación constituida con carácter previo al inicio de la residencia del reagrupante en España y se acredite que tal relación existe, que reagrupante y reagrupado no tienen otras (hace falta un certificado de soltería) y que es análoga la conyugal. Hijos comunes vuelven a ser decisivos. Y la última palabra queda en la valoración de la administración.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest