Cerrar

Pero ¿qué demonios son las BEPS?

¿Qué son las beps?
Espacio Tributario

El pasado miércoles los medios de comunicación se hacían eco de que grandes multinacionales como FIAT y Starbucks fueron condenadas por la Comisión Europea al pago de importes multimillonarios por haberse beneficiado indebidamente de desgravaciones fiscales, siendo así que estas decisiones serían el preludio de otras posteriores cuyos destinatarios serían otras tantas multinacionales, siempre por el indebido disfrute de ventajas fiscales…

Los antecedentes inmediatos de estas noticias deben encontrarse en el escándalo conocido como “Luxleaks” que, en su día, ya fue motivo de atención en esta bitácora.

Sea como fuere, la cuestión es que todo este asunto se enmarca -ya a nivel mundial y no exclusivamente europeo- en un debate más de fondo que no es otro que el adecuado encaje de la legítima fiscalidad nacional en una economía globalizada. Es obvio que por su ingrediente internacional este tema afecta de un modo directo a las grandes multinacionales, pero siendo ello así no es menos cierto que no son ellas las únicas afectadas.

Y es en este escenario donde entra en juego lo que en el “argot” ya se conoce como BEPS (Base Erosion and Profit Shifting): erosión de bases imponibles y traslado de beneficios. Es decir, la detección de prácticas abusivas y/o ilegales (aunque esta calificación es vidriosa, pues lo cierto es que sobre todo se aprovechan de normas obsoletas y descoordinadas) mediante las que se reubican los beneficios en países (o territorios) con una fiscalidad benévola, en perjuicio de aquellos otros que, conforme a las reglas tradicionales de la fiscalidad internacional, deberían ser los legítimos acreedores de esa factura fiscal.

Es así como surge, especialmente de la mano de la OCDE, el conocido como “plan de acción BEPS” o, lo que es lo mismo, el desarrollo de una serie de estrategias llamadas a combatir esas prácticas detectadas y calificadas como BEPS que, según los datos manejados por la propia OCDE, incidiría entre un 4 y 10 % de la recaudación del impuesto sobre sociedades (IS; el más afectado por esta disfunción), lo que cifra su impacto en una horquilla entre los 100 y 240 mil millones de dólares/año.

No fue hasta el estallido de la crisis económica mundial (de la que ahora se “supone” que estamos saliendo) cuando el fenómeno BEPS adquirió toda su crudeza. ¿Por qué? Pues porque la inmensa mayoría de países vieron reducidos sus ingresos públicos, obligando a sus gobiernos a recortar sus gastos y a incrementar su tipos impositivos. Fue ahí cuando el coste de las prácticas BEPS afloró estrepitosamente.

Frente a ello, la OCDE (de la mano del G-20) ha publicado una serie de medidas tendentes a mejorar los estándares fiscales internacionales, reforzar la localización tributaria de la sustancia económica (que se tribute allí donde efectivamente se aporte valor añadido) y velar por un mayor nivel de transparencia. Esta tarea ha sido la conjunción de un trabajo ímprobo en el que han participado más de 60 países, organizaciones internacionales (amén de las ya señaladas, también el FMI o la ONU, entre otras), que se ha traducido en más de 12.000 páginas de comentarios sobre los 23 borradores publicados y discutidos en once reuniones…

Todo ello se materializa en las siguientes medidas, en algunas de las cuales España, una vez más, ha reeditado su carácter “papista” siendo de los primeros en implantarlas:

-. Afrontar los desafíos fiscales derivados de la economía digital. Este es un reto que exige repasar el concepto de establecimiento permanente o la revisión de las directrices sobre precios de transferencia. Sus efectos no se restringen aquí al IS si no que, además, se extienden también al IVA.

-. Neutralizar los efectos tributarios de los dispositivos híbridos (se entienden por tales aquellos instrumentos financieros que generan desgravaciones en un país sin un correspondiente gravamen en otro). Se pretende que se reprima el uso de esas transacciones como herramienta BEPS pero sin llegar a provocar un efecto negativo sobre el comercio internacional.

-. Reforzar las normas sobre transparencia fiscal internacional (CFC o “Controlled Foreign Companies”), enfatizando los desafíos que suponen las rentas móviles innatas a la propiedad intelectual, de servicios o transacciones digitales.

-. Restringir la erosión de la base imponible mediante la deducción de intereses y otros pagos financieros. Se trata de impedir o restringir la deducibilidad de gastos vinculados a préstamos intragrupos o con terceros.

-. Incrementar la eficiencia de las medidas para minimizar las prácticas fiscales perniciosas. Esta medida incluye prácticas del tipo de “patent box”, así como un compromiso efectivo por la transparencia mediante un intercambio espontáneo de la información contenida en los “tax rulings” (decisiones administrativas relativas a contribuyentes específicos).

-. Impedir el abuso de los Convenios para evitar la doble imposición (CDIs) o “treaty shopping”. A tal fin, se han aprobado cláusulas estándar que habrán de incorporarse al instrumento multilateral como paso para su traslado al de los propios CDIs. Así se impediría, por ejemplo, el uso de las “conduit companies” (sociedades canalizadoras de rentas).

-. Impedir la elusión de la condición de establecimiento permanente. Se trata de revisar técnicas abusivas para eludir ese nexo fiscal tales como los de comisionista o la fragmentación artificial de actividades. En este punto, y como paradigma de una decisión unilateral que se desmarca de la iniciativa BEPS impulsada por la OCDE, destacaría el “Impuesto británico sobre los beneficios desviados” (“Diverted profit tax” o, simplemente, DPT). Esta figura no solo entraña una muy grave inseguridad jurídica sino que, además, parece entrar en colisión tanto con los CDIs suscritos por el Reino Unido como con diversas disposiciones comunitarias (todo ello evidencia que las iniciativas nacionales no coordinadas pueden venir a distorsionar la estrategia global respecto a las prácticas BEPS).

-. Lograr que la regulación relativa a los precios de transferencia se vincule de modo efectivo a la creación de valor. Se presta una muy especial atención a la metodología adecuada para garantizar la determinación de precios de intangibles de difícil valoración.

-. Implantar métodos para recopilar y analizar información sobre BEPS.

-. Reclamar a los contribuyentes que declaren sus sistemas de planificación fiscal agresiva.

-. Nuevo análisis de la documentación sobre precios de transferencia.

-. Buscar una mayor efectividad de los mecanismos para la resolución de conflictos internacionales (procedimientos amistosos).

-. Desarrollar una herramienta multilateral para la efectiva aplicación de las medidas adoptadas.

Todo ello habrá de traducirse en la adopción de medidas concretas (unas nacionales -internas-, otras bilaterales o multilaterales) que, paso a paso, pongan el foco en la efectiva tributación de las operaciones transnacionales. Visto quienes son los principales actores de esta iniciativa (la OCDE y el propio G-20, ambos “empujando” en la misma dirección), parece que todo apunta a que esto no va solo de buenas intenciones si no que, además, su pretensión es que a corto/medio plazo se materialice en reglas tangibles.

Como se apuntaba al inicio, la Comisión Europea adoptó esas decisiones el pasado miércoles 21 de octubre, el “día del futuro” según la selección de Marty McFly.

Confiemos en que dentro de tres décadas podamos mirar al pasado y comprobar que la estrategia BEPS no solo no ha sido papel mojado sino que, además, ha reportado grandes (y tangibles) beneficios tanto para la comunidad internacional en su conjunto, como para los países individualmente considerados. Y todo ello sin menoscabo del mercado internacional…

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest