Cerrar

Pensión de viudedad y poligamia

Pensión de viudedad y poligamia
Laboral

La poligamia inscrita es contraria al orden público español. La poliandria también. Puntualizo que es ilegal la inscrita porque todos conocemos casos de quien ha tenido dos parejas a la vez, una de ellas inscrita, de forma más o menos pública. No se considera un delincuente a quien procede en sus relaciones personales teniendo parejas en paralelo. La situación en sí no se prohíbe, se prohíbe legalizarla.

Hay religiones que sí admiten la poligamia. Y Estados absolutamente confesionales. El Reino de España lo era de forma expresa hasta hace no tanto y el único matrimonio admitido era el religioso católico. En el Reino de Marruecos, como en la mayor parte de los países africanos, el matrimonio islámico poligámico está permitido y bendecido por el orden jurídico.

El Estado español, que repudia la bigamia documentada en territorio propio, sí reconoce efectos al matrimonio bígamo ajeno desde 1982, a través del Convenio bilateral con Marruecos en materia de Seguridad Social, concretamente la establecer que: “La pensión de viudedad causada por un trabajador marroquí será distribuida, en su caso, por partes iguales y definitivamente, entre quienes resulten ser, conforme a la legislación marroquí, beneficiarios de dicha prestación”. Esto es, no se generan dos pensiones, se distribuye la que hay a partes iguales.

Un ciudadano español, que antes fue marroquí, fallece en España tras un largo periodo de contribución a las arcas de la Seguridad Social. Deja también, según la ley marroquí a la que estaba sometido cuando contrajo matrimonio, dos esposas. Solo pudo inscribir uno de sus matrimonios, ya que España no reconoce la posibilidad de un segundo simultáneo. Su segunda esposa no reconocida también adquiere la nacionalidad española por residencia. Aunque España no los reconoce como matrimonio, resultan serlo. Como no es esposa según la legislación española, se le deniega por la Seguridad Social y en primera instancia. Una modalidad de matrimonio contraria al orden público español no puede generar una pensión.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucia razona, sin embargo, que: “El hecho de que el matrimonio de Dña. Paloma con D. Martin haya sido ignorado no produciendo ningún efecto civil por considerarse nulo, no significa que no haya existido y, siendo uno de los requisitos exigidos por la legislación española para poder acceder a la pensión de viudedad el haber contraído matrimonio legítimo con el o la causante, ex artículo 174 LGSS y cumpliendo tal exigencia el matrimonio bígamo válidamente celebrado conforme a la ley personal de los contrayentes (artículo 9 del Código Civil), a Dña. Paloma debió reconocérsele la prestación de viudedad que peticionaba”.

Esto es, como el ciudadano no puede disponer de la norma que lo vincula por haber nacido en un lugar concreto del mundo, los demás Estados con los que llega a entablar relación no pueden ser absolutamente ciegos a fórmulas diferentes de plantear relaciones análogas. Además, actuar de otra forma hubiera puesto en peor situación a la viuda por residir, y ser ahora nacional española, de lo que estaría de haber permanecido en Marruecos.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest