Cerrar

Obras en la vivienda y comunidad de propietarios

Vivienda

De un tiempo a esta parte, a todos los pisos parecen sobrarles paredes y divisiones interiores, por obra y gracia de las cocinas abiertas, los espacios diáfanos y los lofts en todas sus versiones, con la complicidad de  variados programas televisivos. Si no te puedes mudar de piso, tira un par de paredes y cambia los muebles de sitio. El gusanillo de la novedad puede quedar saciado con ello.

¿Qué tiene la comunidad de propietarios que decir al respecto? Pues la Ley de Propiedad Horizontal establece que El propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquél cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudique los derechos de otro propietario, debiendo dar cuenta de tales obras previamente a quien represente a la comunidad. En el resto del inmueble no podrá realizar alteración alguna y si advirtiere la necesidad de reparaciones urgentes deberá comunicarlo sin dilación al administrador.”

Aclarando ya desde inicio que dar la turra con el martillo durante la obra a la hora de la siesta no tiene la consideración de perjudicar los derechos de los otros propietarios, el precepto parece claro. Pero hay varias consideraciones generales que uno no debe perder de vista solo porque no haya que pedir permiso expreso :

  1. Siempre hay que avisar al presidente de la comunidad de que se van a realizar obras. Tanto si se cambia la bañera por un plato de ducha, como si se tiran todas las paredes interiores.
  2. Las obras no pueden tener como resultado que se menoscabe o altere la seguridad inmueble. Ojo con suprimir paredes, que las que hay que sirven de apoyo a los pisos superiores. Y lo mismo si solo la suprime el vecino de 3ºA no pasa nada y si lo hace toda la letra es un peligro.
  3. Las obras que se pueden hacer por propia decisión se limitan al interior del piso, nada de aprovechar para anexionar ese espacio tan desaprovechado que dejaron en el descansillo.
  4. Las instalaciones/servicios deben ser tratados con cariño. Cambiar la ubicación de la cocina o de los baños conlleva una conexión a las tuberías generales que tiene que considerar el hecho de que no van a ser desviados en interés de la obra de ese vecino concreto, y que deben encajar las interiores con las exteriores perfectamente.
  5. No se pueden cambiar por la buenas aquellos elementos que afecten a la estética del edificio. Puertas de acceso, ventanas … da igual que las nuevas sean más seguras, más aislantes, más bonitas. Si son diferentes necesitan del acuerdo de la comunidad para poder ser modificadas.
  6. Cualquier grieta que la obra provoque, será a reparar por quien ha iniciado la obra. No sobra una inspección con reportaje fotográfico de las zonas comunes, evita discusiones y centra responsabilidades.
  7. Muchas obras que parecen anecdóticas, y todas las que tienen cierta entidad, requieren de permiso municipal (con su correspondiente tasa). Y la falta de permisos es un gran argumento para detener la obra.
  8. Un ascensor es un ascensor y un montacargas es un aparato elevador diferente. Como no son igual de robustos, ni tienen el mismo destino, el ascensor debe ser debidamente protegido, no sobrecargado y mantenido limpio.
  9. Una obra es sinónimo de suciedad en las zonas comunes y un tránsito de materiales que pueden acabar dañando paredes o suelos. Cuente con esos inconvenientes, procure minimizar impactos. Y hágase cargo de la limpieza.
  10. Ser considerado y cordial cuesta bien poco. Además de al presidente de la comunidad, no sobra avisar a la administración de fincas y a los vecinos que vayan a resultar presumiblemente más afectados. Y , en ocasiones, dejar entrar en la obra a los curiosos recalcitrantes ahorra problemas (salvo que haya algo que no se está contando, claro).

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

1 Comentario

  1. La comunidad lleva más de un año de obras y me ha perjudicado seria mente. Antes desde mi terraza (vivo en un bajo),veía un patio von tierra y flores. Ahora veo cememento ppr todos lados. Una escalera horrible para minusválidos que cre que se ve hasta en la Luna. Han subido unos 40cm y ahora he de tener las persianas casi bajadas y un calor horrible.

    Soy alquilada,pago 800 € más gastos y ésta casa,no se parece en nada a la que alquilé. Tengo unas escaleras que dan al patio y cad una tiene altura diferente,entre 30cm y 31cm. Puse una peqeña barandilla y quieren que la quite. Yo tengo 67 años y mobilidad refucida por mis pies y una hija con un 65% de minusvalía y con du vértigo,si a mí me pasa algo en el  patio,no puede bajar a ayudarme. Y si hubiera un incendio,las personas se caerían porque nadie se espera esas escaleras.

    ¿Pueden decirme qué hago?

    Gracias, Maite Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest