Cerrar

Nacionalidad para estudiantes

politecnica
Extranjería

Acceder a la nacionalidad española es un objetivo preciado. Como acceder a cualquier nacionalidad de un paí­s de la UE, que permite el acceso y circulación a un mercado laboral amplio. Evita tener que pedir un permiso de trabajo en condiciones de burocracia extrema en más de dos docenas de países del considerado primer mundo económico.

Obtener la nacionalidad pasa, en general, por residir legalmente un período más o menos largo de tiempo en el territorio del paí­s con el que uno tiene la intención de comprometerse. En el caso español, 1, 2, 5 o 10 años según una serie de circunstancias personales del solicitante que el legislador ha determinado que deben ser valoradas como de afinidad especial (estar casado con un español, ser de un paí­s iberoamericano..).

Aunque la nacionalidad está regulada por el código civil, la situación de residencia legal es un concepto jurí­dico definido por las normas administrativas que regulan el acceso a esa residencia, concretamente la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social y el Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo. Y en esas normas residencia no es cualquier situación en la que un ciudadano se encuentra fí­sicamente sobre una porción de terreno que pertenezca al reino de España, incluso si se encuentra allí­ con una autorización administrativa.

La más llamativa de esas situaciones de no residencia la constituyen los estudiantes. Que pueden pasarse aquí­, pongamos por caso, toda una carrera universitaria, más las prácticas, más un master sin residir ni un solo dí­a a los efectos que a la nacionalidad interesan. Porque la de estudiante es una situación de estancia, no de residencia.

La Audiencia Nacional ha recordado en una sentencia reciente esta situación, (…) ni la tarjeta de estudiante ni la ahora estancia por estudios constituyen residencia en el sentido legal a los efectos de la adquisición de la nacionalidad en el sentido del art. 22-3 del CC , ya que la simple estancia no es suficiente y ello resulta lógico si se considera que el estudiante sigue teniendo el domicilio, entendido como el centro de relaciones familiares, económicas y profesionales, en su paí­s de origen y la estancia de estudios es precisamente la realización de estos sin otra pretensión de integración en el país que se realizan, ni cambio de su domicilio (..)” .

Esto es, el estudiante tiene una vocación temporal, una vocación de regreso, un ví­nculo sólido con la familia que le mantiene desde la distancia. Para forjar ese ví­nculo con España, debe trabajar aquí­ o contar con recursos que le permitan residir en un “dolce far niente”. No aprovechar la inversión de estudiar la carrera en el extranjero para sacarse también una nacionalidad.

 

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest