Cerrar

La fórmula de la Coca-Cola no es patente, es secreto

Consultorio empresarial

La fórmula de la Coca-Cola no está patentada. Su receta es un secreto comercial y, gracias a ello, la empresa puede disfrutar de total exclusividad en la utilización de la misma desde 1886, fecha en la que fue creada por el farmacéutico John Stith Pemberton como preparado medicinal energizante contra los problemas de digestión.

El beneficio de tener protegida esa relación de ingredientes como secreto comercial reside en la duración de la exclusividad, ya que no existe un plazo final para la protección. Mientras se siga manteniendo el secreto y se sigan tomando medidas para que el secreto no se desvele, la cobertura puede durar indefinidamente.

Por el contrario, en la patente, el plazo de protección finaliza a los 20 años, a partir de esa fecha, la invención pasa a ser de dominio público por lo que cualquiera puede usarla, libre y gratuitamente.

Pueden ser protegidos como secretos comerciales, entre otros:

  • los procesos y técnicas de fabricación no detectables.
  • los componentes ocultos de los productos.
  • los diseños de productos novedosos.
  • los listados de proveedores, clientes y perfiles del cliente final o consumidor objetivo.
  • las estrategias de venta, publicidad, distribución o comerciales.

El uso no autorizado de un secreto comercial puede considerarse práctica desleal, espionaje comercial o industrial, violación de información confidencial, incumplimiento de contrato o abuso de confianza.

La principal crítica que recibe el secreto industrial frente a la patente reside en el hecho de que, en el primer caso, el beneficio sólo lo obtiene la empresa que monopoliza el secreto mientras que la patente, trata de promover y estimular la inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I) que se traduce en avances que repercuten positivamente en el conjunto de la sociedad.

Puede que al consumidor le sea intrascendente que el sabor de Coca-Cola sea monopolio exclusivo de una empresa, pero si el ámbito es la industria farmacéutica, podemos entender el perjuicio que supondría el abuso de un monopolio indefinido en materia de salud.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.