Cerrar

Finalizar la vida laboral antes de cumplir los 40

Finalizar la vida laboral antes de cumplir los 40
Laboral

La semana pasada un trabajador español muy cualificado de una empresa alemana anunció su intención de dejar la empresa y su profesión habitual en el mes de junio, momento en el que termina su actual contrato por obra. Entiende que ya no puede aportar a la empresa el rendimiento que él considera óptimo, es hora de “jubilarse” en esa profesión. Cumplirá 36 años en noviembre. Ha realizado hasta la fecha 800 intervenciones como profesional, aportando al grupo humano en el que lo han integrado los diversos empleadores su capacidad, consiguiendo éxitos reseñables con ellas. El trabajador se llama Xabier Alonso Olano, conocido como Xabi Alonso, y su empresa actual es el Bayern de Múnich. El anuncio ha ocupado muchas páginas de diversos periódicos de todo el mundo e impactado en las redes sociales.

Por si alguien no lo sabe Xabi Alonso es, sin duda, un futbolista profesional de éxito. Y hay muchos que siguen en activo con 35 años o más. ¿Dónde está la edad de “jubilación” de un deportista profesional?, ¿existe una de general aplicación? Jubilarse, incluso en régimen general de los trabajadores menos especializados, es un derecho y no una obligación. La edad de jubilación está marcada a efectos orientativos y de cálculo de prestaciones contributivas. Se supone que a partir de los 67 (antes 65) años uno ya tiene más dificultades para rendir en el trabajo. La edad límite para trabajar tiene otra vertiente, la edad límite para considerar al trabajador incapacitado permanente para la profesión habitual. Si la edad es la de jubilarse, no cabe estar incapacitado. Xabi Alonso seguirá, probablemente, trabajando en asuntos relacionados con el deporte. Pero no será futbolista profesional.

El Tribunal Supremo resolvió hace un par de meses una cuestión significativa en torno a edad y capacidad física:se plantea si un futbolista profesional que ha cumplido ya los treinta años puede ser declarado afecto de incapacidad permanente total para su profesión habitual derivada de accidente de trabajo, sin que se discuta la contingencia ni las lesiones invalidantes”. A grandes rasgos se trataba de un jugador profesional de fútbol, que resultó lesionado jugando con la selección de Togo en el mundial de fútbol de Alemania de 2006. En el 2006, antes del mundial, ese jugador había estado apenas mes y medio jugando para el Murcia, pasando después a jugar en el Granada 74 otros tres meses. Después de su lesión estuvo de baja más de un año, se volvió a operar en 2008 la misma rodilla por una infección, y llegó en el 2011 a formar parte de la plantilla del Limonest, club de fútbol francés donde no jugó partidos. La rodilla no le permitía rendir al nivel esperable de un profesional.

El futbolista pide la incapacidad permanente total derivada de accidente de trabajo al INSS, tomando como última empresa en la que había trabajado el Granada 74 SAD. Al INSS no le pareció accidente laboral por entender que no prestaba servicios para una empresa española en el momento del accidente. En instancia se reconoce el accidente como laboral, dado el peculiar régimen jurídico de los futbolistas cuando juegan con sus selecciones, y se concede la incapacidad. El Tribunal Superior de Justicia considera que no cabe incapacidad porque pasados los 30 años, ya la vida como jugador de fútbol profesional activo ha concluido. Con lesión o sin ella ya no hay capacidad para jugar, no hay profesión habitual a la que volver, no hay perjuicio que resarcir.

El TS considera que la lesión sufrida durante la disputa del mundial constituye accidente de trabajo según la ley española; incluso tras las complicaciones que llevaron a la segunda intervención, que se entiende secuela de la lesión principal. El estado de la rodilla, según el TS “imposibilitan o incapacitan al demandante en forma total para realizar las funciones esenciales propias de su profesión habitual, lo que justifica que sea declarado en situación de incapacidad permanente en grado de total derivada de accidente de trabajo” (…) “que no se cuestiona que sea la de futbolista profesional”. Y discrepan “en la solución dada por la sentencia recurrida, en razón exclusivamente a la edad del actor de 30 años, presuponiendo finalizada su vida profesional activa, no por causa de la incapacidad física sino por su edad”, (…) “no existe norma alguna que impida a un futbolista el ejercicio de su profesión a la edad en el caso cuestionada -de 30 años-, y que, por otro lado, es razonable que a esta edad pueda ejercerse”. Por lo que concede la prestación de incapacidad permanente total para la profesión habitual. Y se determina que, hasta que la ley no diga otra cosa, se puede ser futbolista profesional a los 40, y quizá a los 50, si el cuerpo aguanta y hay una empresa dispuesta a contratar al jugador en cuestión.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest