Cerrar

Expedientes de regulación de empleo y los denominados rendimientos irregulares en el IRPF

Laboral

A la ya dramática situación de encontrarse afectado por un expediente de regulación de empleo se unen además, dadas las fechas en las que nos encontramos, las dudas que surgen a la hora de introducir las cantidades percibidas a través de esta situación en la declaración de la renta, y si podrían ser objeto de reducción por considerarse “rendimientos irregulares”.

Recordemos que, para la declaración de la renta correspondiente a 2011, se ha introducido una modificación respecto de las rentas irregulares, puesto que con anterioridad no existía limitación sobre las cantidades a las que se podía aplicar la reducción del 40%. Sin embargo, en la actualidad, la cuantía sobre la que se puede aplicar la reducción del 40% no puede superar el importe de 300.000 euros anuales, y, por tanto el exceso, no puede ser objeto de reducción.

Pero vayamos por partes. La modificación de la que hablamos tan sólo afecta a los denominados rendimientos del trabajo. Los rendimientos del trabajo son todas las contraprestaciones y beneficios que se derivan de la relación laboral que mantiene una persona con su empleador, englobando no sólo el sueldo y complementos salariales, sino también otro tipo de contraprestaciones como, por ejemplo, el pago del alquiler de la vivienda del trabajador por parte del empresario. Por tanto, los rendimientos del trabajo, son todos aquellos importes y beneficios que se perciben o se “disfrutan” con motivo de la relación laboral (en este sentido da igual que sean importes dinerarios o en especie, por ejemplo, el uso de un vehículo de la empresa) y que por tanto no sean rendimientos de actividades económicas. Como la definición que acabamos de dar suele producir dudas, la Ley del IRPF también se ha encargado de dar una lista de rentas que se consideran rendimientos del trabajo, como puede ser, entre otros, los sueldos y salarios, prestaciones por desempleo, dietas, planes de pensiones, becas, etc.

Una vez que sabemos cuando estamos ante rendimientos del trabajo, debemos plantearnos qué son las denominadas “rentas irregulares”. Pues bien, se trata de rentas que se obtienen de forma esporádica, que no son recurrentes en el tiempo (no se reciben todos los años), o bien se perciben de forma notoriamente irregular en el tiempo (en este caso la Ley del IRPF establece una lista de las rentas que entran en este concepto como, por ejemplo, las cantidades que paga la empresa a sus empleados por el traslado a otro centro de trabajo, prestaciones por incapacidad permanente, prestaciones por fallecimiento, cantidades percibidas en compensación de complementos salariales, etc.) Por tanto, son cantidades que se perciben de forma aislada en el tiempo, y por ello, se ha querido conceder el beneficio de la reducción del 40% del importe percibido.

La novedad de la que hablábamos al comienzo se centra en limitar la aplicación de esta reducción, ya que sólo podrá aplicarse a los primeros 300.000 euros, por lo que el exceso tributará sin poder aplicar la reducción del 40%.

Pero más allá de esta explicación, las rentas irregulares fomentan dudas cuando se perciben cantidades derivadas de expedientes de regulación de empleo o reorganización de plantillas, como por ejemplo:

– Cantidades abonadas por traslado de empleados a otros centros de trabajo, pero estas cantidades se abonan mensualmente durante los dos años siguientes al traslado.

– Cantidades derivadas de una indemnización por despido dentro del marco de un expediente de regulación de empleo y que se percibirán cuando se cumplan una serie de circunstancias.

– Cantidades satisfechas por la empresa a los trabajadores en función de su antigüedad, adicionales a la indemnización por despido, y el trabajador ha prestado sus servicios durante un periodo inferior a dos años.

– Pagos de indemnizaciones por despido pero que se abonan a los trabajadores a través de aseguradoras que la empresa ha contratado.

¿Cuándo estamos hablando de rentas irregulares y que, por tanto, se podrán beneficiar de la reducción del 40%?

María Araujo. Abogada. Departamento Jurídico-fiscal de SIGA

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.