Cerrar

Emprendedores extranjeros, que no autónomos

lean-startup-2230822_640
Extranjería

A pesar del intento de sustitución del término “autónomo” por el término “emprendedor” en el lenguaje cotidiano, en lo que respecta a las normas de extranjería la distancia entre ambos es considerable.

Un ciudadano extranjero que pide un permiso para trabajar por cuenta propia, digamos para poner una peluquería, deberá convencer a la administración de que su proyecto le dará rendimientos suficientes para sostenerse y pagar los correspondientes impuestos, siendo valorado en función del plan de viabilidad apoyado por un informe favorable de una asociación de autónomos, la inversión, el soporte financiero y la creación de puestos de trabajo. Debe hacer el trámite desde su país de origen y, caso de que le concedan el permiso, esperar más de un año para poder optar a la reagrupación de su núcleo familiar, siempre que pueda acreditar que el rendimiento del negocio es suficiente para mantenerlos y cuando ya tenga su permiso inicial renovado. El trámite se lo resolverán en la provincia en la que pretenda establecerse, el permiso será por un año y tardará meses en resolverse.

Un ciudadano extranjero que pide un permiso como emprendedor responde a un perfil y unas facilidades diferentes. Debe poder demostrar que la actividad que se emprende tiene carácter innovador, y especial interés económico para España. No hay mínimos de inversión ni de creación de empleo, sino un análisis individual de cada proyecto a través de un plan de negocio. En función del proyecto puede pedir un visado para venir a España a tantear el terreno, o, si está en situación legal en España, pedir directamente el permiso como emprendedor. Tanto el visado como el permiso son competencia de la Unidad de Grandes Empresas y Colectivos Estratégicos a nivel nacional, se resuelve en plazos que no superan el mes y permite tramitar de forma simultánea (siempre que se cumplan los requisitos de solvencia económica) permisos de residencia para los integrantes del núcleo familiar. El permiso será por dos años, el visado por uno. Para llegar hasta ahí el plan de negocio tendrá que convencer a la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones, que es la que emite el informe que da el visto bueno a la condición de emprendedor del solicitante en un plazo máximo de 10 días hábiles desde el momento en que se solicita.

En el ámbito de la extranjería, procure ser emprendedor, no autónomo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest