Cerrar

Emprende con la ayuda de tu gestor administrativo

Consultorio empresarial

Siguiendo la línea dedicada a los aspectos básicos de la contabilidad de costes, tenía planeado dedicar mi primera entrega del mes a la manida vuelta al cole y el coste que, según la prensa y los estudios al uso, supone para las familias.

Sin embargo, una conversación casual, de esas que se desarrollan en la mesa de al lado y que suena como si estuviesen sentados a cinco centímetros de ti, me ha hecho dejar la cuesta de septiembre para mejor ocasión y empezar a abordar el tema de los emprendedores, la creación de empresas y el por qué en menos de un año un mismo local puede haber alojado una franquicia de helados, una de cigarrillos electrónicos y por último una clínica dental.

Por lo que pude oír mientras disfrutaba de un café la situación era, más o menos, la siguiente…

Dos socias estaban comentando los pasos ya realizados para la creación de su futura sociedad. La que parecía llevar la voz cantante, le desgranaba los hitos alcanzados a su preocupada socia, para tranquilizarla y hacerle ver que todo estaba yendo bien. La parte de la conversación que pude oír fue, más o menos, la siguiente:

A: La junta directiva está de acuerdo con cedernos el terreno.

B: Pero, ¿se han reunido ya?

A: No, porque en julio no iban a conseguir quorum, pero lo harán a principios de septiembre. Me lo ha asegurado la secretaria.

B: Bueno, por unos días más, supongo que no pasa nada. Desde que hablamos con ellos en mayo ya podían haberse decidido.

A: No te preocupes. Me dijo mi padre que lo de de Hacienda se solventaba rápido. Podemos ir a pedir un CIF provisional en cualquier momento. Igual me acerco mañana.

B: Estupendo, porque así ya podemos hablar con los proveedores.

A: Sí, hay que tener claro qué le vamos a pedir a cada uno de ellos. Los expositores no tienen problema. Pero tenemos que sacarles como mínimo la báscula veterinaria y la decoración de la entrada.

B: Pero, ¿se les puede pedir esas cosas?

A: Sí. Mi veterinaria me dijo que los de xxxx se habían hecho cargo de toda la remodelación de la zona de recogida de animales.

B: A ver si hay suerte. Es que nos jugamos un dinero.

A: Sí, pero no te preocupes, porque en un contrato privado fijamos unas cláusulas para fijar cómo se repartirían la responsabilidad de las deudas si las cosas nos van mal. Es la ventaja de la comunidad de bienes…

En ese momento llegaron las personas a las que estaba esperando y no pude seguir el razonamiento por el cual A iba decirle a B que en una comunidad de bienes se puede limitar la responsabilidad patrimonial de los socios, cuando la legislación establece que por deudas frente a terceros esta es ilimitada y solidaria.

Las moralejas que se pueden extraer de esta conversación son múltiples. Hoy nos vamos a quedar con la de que, en principio, no es bueno asesorarse por «tu padre» para temas tan importantes como los pasos para la creación de la empresa o las relaciones con Hacienda. Para eso, mejor acude a un gestor administrativo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.