Cerrar

¿El frotar se va a acabar?

blanqueo
Consultorio Empresarial

Haciendo un guiño a los “menos aburridos” (que no me leen por resultarles “jurídicamente aburrida”, ell@s saben quiénes son), volveremos al “frotar”, como si de un anuncio de productos para hacer la colada se tratara, y analizaremos el delito de autoblanqueo, más en concreto.

¿Es sancionable el autoblanqueo?

Hoy especialmente, va por “vosotros” … (hasta aquí, probablemente no os habré hecho cambiar de opinión, pero os invito a que sigáis leyendo).

Lo primero, considero importante hacer una breve reflexión sobre la actitud jurídica, del pasado y del presente, respecto a esta conducta ya que, en la práctica, nuestros tribunales han pasado por dos etapas bien diferenciadas con un punto de inflexión entre ambas: el Acuerdo del Pleno no jurisdiccional del Tribunal Supremo, de 18 de julio de 2006.

Hasta la fecha, abundaba la tesis de que el delito de autoblanqueo no debía ser castigado por:

  • Ser actos co-penados absorbidos en un delito previo (principio de consunción).
  • Un mismo hecho no puede ser sancionado más de una vez (principio ne bis in idem).
  • Supuesta limitación del artículo 301 del Código Penal, en favor del reo.

A partir del Acuerdo resultó favorable la tipicidad y sanción del autoblanqueo, sin desaparecer totalmente los pronunciamientos absolutorios, predominando la inclinación más internacional de punición de cualquier tipo de aprovechamiento de un hecho delictivo, y consolidándose por el Tribunal Supremo el autoblanqueo con el conocido y mediático Caso Ballena Blanca.

Ya metidos en materia, recordemos que el Caso Ballena Blanca, desarticulado en Marbella en 2005, fue, hasta la fecha, la mayor operación contra el blanqueo en Europa. El centro neurálgico de la red era un despacho de abogados de Marbella, con la colaboración de tres notarías, desde el que se canalizaban inversiones millonarias procedentes de grupos relacionados con el crimen organizado dedicados al narcotráfico, tráfico de armas, prostitución, secuestros, ajustes de cuentas, homicidios y estafas.

La red, ramificada en Estados Unidos, Canadá, Rusia, Turquía, Argelia, Irán y Marruecos, estaba compuesta por más de mil sociedades con sede en Gibraltar, Isla de Man, Panamá e Islas Vírgenes Británicas que invertían preferentemente en el sector inmobiliario de la Costa del Sol. Fueron detenidas unas 50 personas de distintas nacionalidades y el valor de los bienes incautados en España ascendió a 250 millones de euros.

En conclusión, para la imputación del delito de autoblanqueo será necesario que concurra en la conducta o comportamiento del sujeto activo la intención de ocultar o encubrir bienes o ayudar al responsable de la acción delictiva de la que proceden, aunque sea realizado por el propio autor del delito que genera las ganancias.

La reforma del Código Penal por la LO 5/2010, introduce la expresión “cometida por él” en el artículo 301, abriendo las puertas a la posibilidad o consideración para castigar mediante una conducta de blanqueo, tanto si el sujeto activo coincide o no con el sujeto que ha sido autor del delito previo o antecedente (autoblanqueo).

De la importancia de que conozcamos “todos” el alcance jurídico de determinadas conductas

¿Y a mí en qué me afecta esto? (os estaréis preguntando, y es normal)

Cualquiera de nosotros, óbice de limitaciones territoriales, podríamos ser clientes de alguno de los despachos de abogados implicados en la operación, ¿qué podríamos hacer?

Si la pregunta se refiere a qué podríamos hacer, como clientes, para detener o evitar la operación, la respuesta es clara, nada. Pero si la pregunta se refiere a qué hacer si nos enteramos o sospechamos que nuestro abogado colabora o está directamente implicado en una red de blanqueo de capitales, con unas referencias sobre la materia, podremos detectar un modus operandi extraño o fuera de lo habitual, y por sospechas o falta de transparencia, en consecuencia, lo primero, romper la relación laboral.

No es fácil detectar operaciones, como la analizada, de blanqueo de capitales, menos con ocultamiento y encubrimiento por el propio autor del delito que genera las ganancias, pero si bien es cierto, que cuantas más pinceladas tengamos sobre la materia, “más fácil” podrá resultarnos detectar posibles indicios relacionados con conductas delictivas, y, en consecuencia, actuar.

Y tú, ¿Sigues pensando que es un “coñazo” lo que cuento o quizás intentes leerme? Si optas por la segunda, quizás puedas evitar ser asesorado por quien, emplea sus herramientas de trabajo con la finalidad de incumplir, aprovechando su conocimiento para que el “ocultamiento y encubrimiento resulte más sencillo”.

Ya para concluir, si me lo permiten mis lectores, el “frotar”, llevado al símil de autoblanqueo, no se va a acabar, si no ponemos todos un poquito de nuestra parte.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest