Cerrar

El catálogo de ocupaciones de difícil cobertura

Extranjería

Esta denominación tan definitoria es la que se da a la publicación trimestral del Ministerio de Empleo de las ocupaciones que en cada una de las provincias españolas se cubren con dificultades con los demandantes de empleo que residen en el país. Su finalidad no es el conocimiento estadístico, sino abrir un camino a la contratación en el extranjero de personas cualificadas para ocupar aquellos puestos de trabajo que son necesarios pero no encuentran personal adecuado para ocuparlos.

El catálogo toma la referencia del código nacional de ocupaciones que recoge -o al menos lo intenta- todos los posibles puestos de trabajo que uno pueda ofrecer o desempeñar. En uno de esos códigos apuntan a los demandantes de empleo, y es a través de ellos cómo se gestiona la mayor o menor facilidad para encontrar a una persona adecuada. Ello plantea múltiples dificultades de gestión, ya que no siempre se puede encajar en un puesto muy determinado a los demandantes de empleo encuadrados en un epígrafe concreto y hay empleos que quedan sepultados en epígrafes que tienen más variedad que un bazar. Poniendo un ejemplo simple, hay muchos demandantes de empleo como camareros o telefonistas, pero es muy pequeño el número de los que encuadrados en ese epígrafe saben hablar japonés. Supongamos un negocio que necesita un telefonista que pueda atender a clientes en japonés: no tendrá su ocupación dentro de las del catálogo de difícil cobertura, pero no le será fácil encontrar al trabajador adecuado en el mercado español.

El que un puesto de trabajo esté entre los de difícil cobertura simplifica enormemente cualquier trámite de contratación en el extranjero. Y digo en el extranjero porque nuestro sistema de concesión de permisos de trabajo y residencia iniciales parte de un supuesto básico, en el que el sujeto que desea acceder al mercado de trabajo reside fuera de España. Como el papel lo resiste todo, el diseño legal pretende una selección de personal a distancia, en el que procede la contratación sin un contacto previo (fuera de que sea el empresario el que se desplace o que deje en manos ajenas la selección). En un país con un predominio brutal de la pequeña empresa tales mecanismos no encajan bien con la realidad, y la distancia entre previsión legal y realidad es proporcional a los problemas que esa disociación crea.

Además de los de deportista profesional y entrenador deportivo, los puestos recogidos en el catálogo en los últimos trimestres tienen que ver con el mar -en todas las provincias costeras, además de las de Madrid y Lleida-. Las demás ocupaciones tienen demanda de empleo suficiente.

Cualquier otra opción para contratar inicialmente a un extranjero no residente a través de un permiso de trabajo y residencia inicial ordinario pasa por demostrar que no se ha conseguido cubrir el puesto ofertado con demandantes de empleo nacionales (demostración que conlleva un largo proceso que culmina con una certificación de los servicios públicos de empleo, que son muy reacios a darla) o que es un puesto para un trabajador super cualificado.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.