Cerrar

El avalista en el alquiler y en la compra de una vivienda

el avalista
Vivienda

No es raro que al final de las negociaciones para el alquiler o la compra de una vivienda se solicite al aspirante a inquilino o comprador la aportación de un avalista personal que afiance el cumplimiento de sus obligaciones.

Sin embargo también es frecuente que se plantee esa petición como un requisito formal, sin explicar el riesgo que asume el avalista, riesgo por otra parte evidente, ya el Libro de los Proverbios, proclamaba hace más de dos mil años: “No seas de los que dan la mano y salen fiadores de un deudor, si no tiene con que pagar te quitarán hasta la cama donde duermes”.

Efectivamente la prestación de una fianza implica que el fiador se coloca en la posición del deudor afianzado y, si este no cumple, el avalista responde de esa deuda con todos sus bienes presentes y futuros.

Hay que subrayar que ese aval no se extingue ni siquiera con la muerte del avalista, ya el Derecho Romano lo proclamaba: “El fiador mismo se obliga, y deja obligado también al heredero, porque ocupa el lugar del deudor” (Ulpiano:1.4,1).

Por lo tanto es conveniente antes de pedir o dar un aval conocer, conforme a la normativa vigente, el alcance y contenido que puede tener ese aval o fianza:

En primer lugar el fiador o avalista se obliga a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo este.

El aval puede ser solidario, convencional, legal o judicial, gratuito o a título oneroso.

La fianza ha de ser expresa, no se presume. Si es simple e indefinida comprenderá no solo la obligación principal, sino todos sus accesorios, incluso los gastos del juicio.

El fiador puede obligarse a menos, pero no a más que el deudor principal, tanto en la cantidad como en lo oneroso de las condiciones.

El avalista que se vea compelido a pagar por incumplimiento del deudor principal puede oponerse al acreedor señalando bienes del deudor realizables dentro del territorio español, que sean suficientes para cubrir el importe de la deuda (beneficio de excusión).

El avalista no podrá ejercer ese derecho de excusión en ninguno de estos casos: si el aval es solidario, si ha renunciado a ese derecho, en caso de quiebra o concurso del deudor o cuando este no pueda ser demandado en España.

El fiador que se ve obligado a pagar tiene derecho a ser indemnizado por el deudor principal, esa indemnización comprenderá:

1.º La cantidad total de la deuda.

2.º Los intereses legales de ella desde que se haya hecho saber el pago al deudor, aunque no los produjese para el acreedor.

3.º Los gastos ocasionados al fiador después de poner este en conocimiento del deudor que ha sido requerido para el pago.

4.º Los daños y perjuicios, cuando procedan.

La obligación del fiador se extingue al mismo tiempo que la del deudor, y por las mismas causas que las demás obligaciones.

La prórroga concedida al deudor por el acreedor sin el consentimiento del fiador extingue la fianza.

Esto tiene especial interés en los contratos de arrendamiento de vivienda, que suelen ser pactados por un periodo de tiempo y normalmente se prorrogan por imperativo legal o por pacto entre casero e inquilino, la obligación del avalista se prorrogará o no dependiendo de cómo se haya configurado en el contrato ese aval.

Por último, los fiadores, aunque sean solidarios, quedan libres de su obligación siempre que por algún hecho del acreedor no puedan quedar subrogados en los derechos, hipotecas y privilegios del mismo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

2 Comentarios

  1. Una pregunta, hay diferencia entre ser avalista español o comunitario para un alquiler.? A mi no me quisieron alquilar un piso porque iba a salir como avalista y no soy española.pero soy alemana y vivo y trabajo aquí.es legal?Es denunciable?
    Gracias!!

  2. Mari Angeles tal como lo describe parece que el arrendador no se fiaba de su solvencia como avalista, con independencia de su nacionalidad, eso no es denunciable porque es un derecho de esa persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest