Cerrar

Despido con salarios de tramitación

Despido con salarios de tramitación
Laboral

Los salarios de tramitación eran, hace apenas año y medio, el riesgo que el empresario corría al despedir. Si se equivocaba calificando (o ejecutando formalmente) como disciplinario u objetivo un despido que resultaba ser improcedente, resultaba condenado no sólo a readmitir o indemnizar al trabajador, sino también a pagar sus salarios como si hubiese estado desempeñando sus funciones durante ese tiempo.

La reforma laboral eliminó esos salarios de trámite de forma general, abaratando así el coste de equivocarse, el riesgo de pleito para el empleador y abaratando las negociaciones para fijar una indemnización previa al juicio, juicio que puede tardar meses e incluso años en celebrarse. Ahora, como norma general, en el despido declarado improcedente se pagan salarios de trámite si se readmite, e indemnización por despido si no se readmite, pero no se acumula indemnización con salarios.

Pervive la posibilidad de percibir salarios de trámite e indemnización por despido en casos específicos:

1 – Cuando se determina la imposibilidad de readmisión del trabajador, en supuestos en los que la empresa opta por ella y se produce en paralelo el  cese o cierre de la empresa obligada, o cualquier otra causa de imposibilidad de readmisión material o legal. Se debe poner en conocimiento esta circunstancia ante el  juzgado, que dictará un auto en el que declare extinguida la relación laboral y acordará  que se abonen al trabajador las indemnizaciones y los salarios dejados de percibir. Incluso se podrá fijar una indemnización complementaria según las circunstancias concurrentes y los perjuicios ocasionados por la no readmisión o readmisión irregular, que podrá  llegar hasta quince días de salario por año de servicio y un máximo de doce mensualidades, computándose como tiempo de servicio el transcurrido hasta la fecha del auto.

2 –  En los supuestos de declaración de nulidad del despido por acoso laboral, sexual o por razón de sexo o de violencia de género en el trabajo, la víctima del acoso podrá optar por extinguir la relación laboral con el correspondiente abono de la indemnización procedente y de los salarios de tramitación. En estos casos es común también pedir una indemnización por daños y perjuicios, que deben ser justificados y cuantificados en la demanda y defendidos en la vista.

3 –  Cuando el trabajador sea representante de los trabajadores o delegado sindical, la opción entre la indemnización y la readmisión le corresponde a él. Incluso optando por la indemnización, sigue manteniendo el derecho a los salarios, derecho que no se evita consignando la indemnización por despido improcedente.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.
Busca el logo . Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest