Cerrar

Antecedentes de Twitter. Despedir a un trabajador por un comentario… de hace cinco años

Despido por comentario en Twitter
Laboral

Han despedido a un trabajador de 20 años por algo que dijo en Twitter/ Facebook hace casi cinco, cuando no tenía edad laboral y estaba en plena adolescencia. Y lo han despedido con escarnio público. Comentarios en un tono crispado, insultante y maleducado, cierto. Muy anteriores a la contratación, también. La opinión que más peso parece haber tenido, es de carácter político. Este trabajador se ha disculpado en el 2016 en las redes sociales, si bien parece que un ser humano no tiene derecho ni capacidad para cambiar de opinión, ni para modificar su conducta. Es por todos sabido que las opiniones, actitudes y formas de expresión que uno tiene en la adolescencia son inamovibles, marcan carácter y, si las publicas en redes sociales, te persiguen de por vida. Y, además son causa justificada de despido.

El trabajador, Eric Zárate, en su versión de hace cinco años no fue soez y maleducado con la empresa que le iba a contratar, el club deportivo Lleida, lo fue con una parte de los habitantes de Catalunya. Concretamente con aquellos catalanes conformes con la Generalitat de aquel momento y con la prohibición de los toros. A los catalanes a favor de los toros, en contra de la independencia y/o votantes del PP no les ofendió personalmente, tan solo en su sentido del buen gusto. Curiosamente jugaba entonces en un club catalán que no le apartó del campo por esos comentarios. Siguió jugando en su condición de valioso delantero.

Así pues la buena educación, el tono cortés en la expresión y el respeto a la plurinacionalidad de España se encuentran, por lo que se ve, entre las máximas imprescindibles para ser parte de la plantilla del Lleida. Que bien pudo comprobar los antecedentes de Twitter antes de fichar. Los comentarios anti independentistas estaban en el contexto de una pantalla grande para ver un partido de la selección española y la prohibición de los toros, los racistas dedicados a Lewis Hamilton, los sexistas no parecen tener contexto. Eric Zárate es a efectos legales exactamente, lo que todos entendemos por un catalán, nacido y criado en ese territorio. Si se llega a hacer un referéndum sobre la independencia de Catalunya es más que probable que le pidan opinión, sea cual sea el foro en el que se organice (salvo que sea un foro en el que solo se admitan habitantes de Catalunya que estén de acuerdo con la independencia).

Quiero pensar que es posible estar a favor de la independencia de Catalunya y trabajar en Getafe, pongamos por caso. Y que el trabajo no va a depender de esa opinión. Ni de la opinión públicamente expresada, con mayor o menor fortuna, en redes sociales. Ni de tus “antecedentes” de Twitter como adolescente, aunque antes de lo de Zárate el Barcelona B había prescindido de Sergi Guardiola por comentarios anti barcelonesas (unos tuits de un par de años antes en los que se definía como madridista y hablaba de “puta Cataluña”). Sergi Guardiola tenía 22 años cuando los hizo, casi 25 cuando lo ficharon. Julio Rey hizo un comentario ofensivo contra el Deportivo de La Coruña con 17 años y a los 20 vio truncada su incorporación al Fabril (que es el filial del Deportivo). En estos casos eran comentarios directos contra la entidad, desprovistos de matices políticos.

Los clubes de fútbol resultan ser ahora el paradigma de la empresa ideológica y sus trabajadores deben, a veces, tener un comportamiento impecable en sus expresiones públicas. Digo a veces, porque a los equipos de fútbol les preocupan muchos los comentarios de un chaval de 15 años que se disculpa por ellos, disculpas que no aceptan y no dudan en disculpar y apoyar a un delincuente fiscal, a un jugador que huye de la policía, al que se salta los límites de velocidad, al que conduce sin carnet… o a un futbolista procesado por delitos de violencia de género, defendido a gritos de muy mal gusto en el campo por grupos de aficionados, que estoy casi segura de que no será despedido si resulta ser culpable. Estas estrellas del balompié no han hecho comentarios hirientes, están en el campo de los hechos probados. Con edad penal plena. En esos casos, procede disculparlos de formas peregrinas y argumentar que no se les puede despedir por lo que hagan fuera del campo. Y, jurídicamente, es un argumento válido.

En conclusión, toda prudencia es poca en redes sociales porque las palabras se las lleva el viento pero los comentarios en Twiter/Facebook permanecen. Y lo mismo acaban siendo improbable argumento para un despido. Bienvenidos a los antecedentes de Twitter, que tardan en caducar mucho más que los penales y te pueden marcar incluso más para optar a un trabajo.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

2 Comentarios

  1. ‘Putos independentistas de mierda, viva el PP y los toros’, ‘puta Generalitat de mierda, no dejar poner pantallas para ver a la gran España’ son algunos de los comentarios políticos. En lo deportivo, también recibió el piloto de fórmula 1 Lewis Hamilton, con un ‘puto negro de mierda’. El jugador también colgó mensajes misóginos y sexistas como ‘qué putas todas’.

    1. No suscribimos el tono ni el fondo de los mensajes que se difundieron. Ni las letras de casi ningún regetton, ni del 80% de las canciones que son un hit en las listas de éxitos. El tema es que este trabajador lo hizo con 15 años, bajo la dependencia de otro club catalán, y el club que lo contrataba años después lo sabía (y si no lo sabía, no hizo su trabajo previo). Y que en lo que más hincapié se hizo fue en la opinión, lamentablemente formulada, sobre la opción por la independencia. Quizá pecamos de ingenuos, simplemente creemos en la posibilidad de madurar con los años, equivocarse, rectificar y que un error de adolescente no marque la vida laboral de un ser humano de por vida. Y nos parece increíble que otras actitudes, acciones y condenas penales de adultos bien asesorados sean ignoradas por esos mismos clubs de fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest