Cerrar

Declaración de bienes en el extranjero: el modelo 720

Espacio tributario

¿Tiene usted bienes en el extranjero?, ¿tiene una casa en Caminha?, ¿tiene una cuenta corriente en Suiza?, ¿adquirió por herencia una finca en Burdeos?

Si es así, salvo que la valoración de los bienes sea inferior a 50.000€, cuanto menos, preocúpese. En primer lugar, preocúpese de presentar en plazo la declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero (modelo 720). Y digo en plazo porque, de no hacerlo en plazo, la “receta” mínima es de 1.500€ (le recuerdo que el plazo vence el próximo 30 de abril). Asimismo, una vez presente el modelo, es necesario que pueda justificar “con pelos y señales” que los bienes han sido adquiridos con rentas previamente declaradas (evidentemente, se entiende que han sido declaradas las rentas o bienes regularizados con el procedimiento de la “amnistía fiscal”), que usted no era residente fiscal en España en la fecha de adquisición de los bienes, o que los adquirió en un ejercicio prescrito, que la Administración Tributaria ya no puede comprobar. Si su adquisición no “encaja” en las tres posibilidades señaladas, su problema no tiene solución: como la Administración Tributaria descubra la existencia de tales bienes, considerará el valor de los mismos como una ganancia de patrimonio no justificada que tributará en renta en la base liquidable general (hasta un tipo máximo del 52%) aplicándose, además, una sanción del 150% de la cuota resultante. En otras palabras, el bien no es suficiente para pagar la deuda que tendrá con el fisco español.

Tras las conclusiones señaladas, tenga en cuenta una variable de suma importancia: si la fecha de adquisición del bien o derecho está prescrita, más le vale presentar la declaración informando de tal bien; en caso contrario, olvídese de hacerlo: si Hacienda lo descubre, considerará que el valor atribuido a ese bien constituye una ganancia de patrimonio no justificada imputable al último ejercicio no prescrito sin que ya de ningún modo pueda alegarse prescripción. ¿Constitucional? “Esa es la cuestión”, aunque jugarse el bien a una carta (inconstitucionalidad de la norma) no parece muy recomendable.

¿Es loable la amnistía fiscal? Desde un punto de vista de justicia social es criticable, si bien la finalidad es clara y, a mi entender, defendible: el Gobierno concedió una última oportunidad a los contribuyentes con bienes en el extranjero no declarados en España para “aflorar” los mismos, con el beneficio evidente que ello supone de cara a activar la economía (por ejemplo, ya es posible traer ese dinero a España e invertir con él o incluirlo en el ciclo económico de una empresa). Además, en el peor de los casos para la activación de la economía, consistente en que los bienes se mantengan en el extranjero, al menos la tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio traerá ganancias adicionales al fisco español (en Galicia se prevé aumentar un 20% los tipos del citado impuesto). Y sí, era la “última oportunidad”: quien haya perdido el tren ya nunca podrá subirse a él (me sigue resultando, al menos cuestionable, aquellas opiniones que desaconsejaban el acogimiento a la amnistía fiscal…)

Dicho esto, cada vez fluye más la información entre los diferentes Estados (Suiza dará este año información de sus cuentas a las autoridades españolas), por lo que el que teniendo bienes no prescritos (o aún estándolo, no pueda justificarlo) no se haya acogido a la amnistía fiscal, o quien teniendo bienes prescritos no presente el modelo 720, tiene un futuro ciertamente comprometedor…

Francisco Soto Balirac. Licenciado en Derecho (Universidad de Vigo). Asociado Principal del despacho GARRIGUES.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.