Cerrar

Cuando la donación se disfraza en una compraventa simulada

Civil

El porqué de la nulidad del contrato de compraventa habiendo escritura pública

Actualmente, en una realidad en la que la información está al alcance de todos, seguimos presenciando “despistes” que resultan ser en beneficio del “despistado”.

A continuación, analizaremos una práctica habitual, normalmente entre padres e hijos en beneficio de estos últimos, que es la donación disfrazada en apariencia de compraventa. Para ello, suele celebrarse un contrato de compraventa, dejando constancia en escritura pública de la recepción del precio, cuando en realidad la compraventa ha sido ficticia, tratándose de una donación encubierta, dando lugar a la nulidad de la compraventa, por no existir entrega del precio, aun cuando se haya hecho constar en documento público, dando por nulo este último.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado al respecto de la nulidad del contrato de compraventa por donación encubierta: Cambio de criterio

1.- En un principio el Tribunal Supremo, previo examen de la causa del negocio y de la sanción de los artículos 1275 y 1276 del Código Civil, diferenciaba entre:

– La simulación absoluta caracterizada por carecer de propósito negocial por falta de la causa.

– La simulación relativa cuando el negocio aparente o simulado encubre otro real o disimulado.

En este último caso, ante una simulación relativa, consideraba el Supremo, que la nulidad de la compraventa no privaba de eficacia jurídica la donación encubierta, por su auténtica voluntad negocial disimulada bajo la apariencia de una compraventa sin precio, cuya verdadera y lícita causa, radica en la liberalidad del donante, dando por válida, de alguna manera, la donación.

2.- El criterio anterior evolucionó, hacia la actual posición del Alto Tribunal, que considera que “la nulidad de la escritura pública impide que se considere válida la donación de inmuebles… aunque se pruebe el animus donandi del donante y aceptación por el donatario, lo evidente es que esos dos consentimientos no constan en escritura pública” [1].

Añade a lo anterior, que una escritura pública de compraventa totalmente simulada no cumple los requisitos del artículo 633 del Código Civil, y por lo tanto, si no se acredita la entrega del precio de la compraventa podrá declararse la nulidad del contrato de compraventa por donación encubierta.

Y en la línea de este actual criterio, son varias las sentencias del Supremo que defienden que en los casos de probarse la intención donataria de las partes, además resulta necesaria la existencia de escritura pública, aunque se trate de una donación remuneratoria, que “no puede suplirse por una escritura pública de compraventa, por lo que al existir una simulación en la citada escritura debe entenderse nula” [2]. La exigencia del artículo 633 del Código Civil se refiere a una escritura específica de la donación que deje constancia de la voluntad de donar y su aceptación [3].

Un ejemplo más de lo recomendable, si me lo permiten, necesario, recurrir al asesoramiento profesional, dejando a un lado a “Google” como asesor, para hacer bien las cosas y evitar “despistes” que dilaten y dificulten el proceso. Incluso en algunos casos, se conviertan en “pesadillas” protagonizadas por “errores” ya casi olvidados, pero no prescritos.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.