Cerrar

Cuando el excónyuge del fallecido figura como heredero en el testamento

Civil

Es sabido por todos que hacer testamento es un acto voluntario que únicamente depende de la libre decisión del testador. También todos sabemos que, ante la existencia de testamento, el reparto de la herencia se regirá por lo dispuesto en este y ante su falta será la ley quien lo disponga.

El testador deja recogido en testamento su voluntad sobre el reparto de la herencia tras su fallecimiento, únicamente con los límites legales correspondientes a los herederos forzosos o legitimarios, los cuales, salvo causa legal de desheredación, tendrán derecho (al menos) al mínimo legal de la herencia, legítima.

Por su parte, al cónyuge del fallecido legalmente le pertenece el usufructo de un tercio de la herencia si concurre con descendientes, un medio si hay ascendientes y dos tercios si no hay ninguno de los anteriores, salvo que el cónyuge del fallecido figure en el testamento como heredero, que no es poco habitual.

Pero ¿y si tras el otorgamiento del testamento el matrimonio se disuelve?

Lamentablemente la Ley no nos da la respuesta a esta pregunta. Tenemos que acudir a los pronunciamientos de distintos tribunales que suelen coincidir en la idea de considerar como no puesta la cláusula que instituya a un heredero cuando esta obedezca a una causa falsa del artículo 767 del Código Civil, y en el caso de figurar como heredero un  excónyuge se entiende que el testador lo hace por razón del vínculo. De manera que, si deviene divorcio posterior al otorgamiento del testamento, la cláusula que instituye como heredero al excónyuge, quedará como no puesta, porque se considera que desaparece la razón por la cual se otorgó. Lo anterior, salvo aclaración expresa del testador sobre su intención de mantener como heredero a su esposo aun cuando se rompa el vínculo matrimonial.

Cuando devenga divorcio posterior al otorgamiento de testamento, se supone que desaparece la causa de vínculo matrimonial que motivó la voluntad del testador al momento de testar, supone ineficaz su nombramiento.

Sobre esta cuestión se ha pronunciado recientemente el Tribunal Supremo, concretamente sobre la declaración de ineficacia del nombramiento del ex marido de la testadora como heredero de esta, por sus sobrinos.

La testadora falleció sin modificar el testamento en el que otorgaba como heredero a su entonces “esposo”, consideró el Tribunal que al emplear este término presupone que le nombra heredero únicamente por ser su marido al momento del otorgamiento, por lo que se entiende que el testamento a favor del cónyuge subsiste solo mientras el matrimonio continúe.

Es decir, cuando devenga divorcio posterior al otorgamiento de testamento, se supone que desaparece la causa de vínculo matrimonial que motivó la voluntad del testador al momento de testar, supone ineficaz su nombramiento salvo que el testamento contenga regulación previsora de mantener la voluntad testamentaria ante divorcio posterior. En este caso, habrá que respetar la voluntad del testador, dejando a un lado hipótesis que puedan llevar a interpretación distinta.

Y tú, (reconozco que puede sonar “tétrica o macabra” mi pregunta), ¿ya has hecho testamento? Perdamos el temor a los malos presagios que pueda traer el testar a tiempo, con la finalidad principal de hacer bien las cosas y dejárselas lo mejor posible a los que se queden cuando no estemos para que puedan respetar nuestra voluntad.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Fotografía: www.pixabay.com