Cerrar

Comprando un piso de 2ª mano. El test de la comunidad de propietarios.

Vivienda

Comprar un piso de “2ª mano” puede resultar una opción tan atractiva como adquirir una vivienda a estrenar.

Los defectos del edificio ya habrán salido a la luz, hay consumo real de calefacción, se sabe dónde están las humedades, las condensaciones, las grietas, el nivel de ruido y los olores, además de poder tener un dibujo nítido del tipo de vecinos que uno va a tener a futuro. Las visitas al piso, una siempre en el entorno de la hora de comer, otra lo más tarde posible. Olores y ruidos se despliegan en esas franjas horarias.

¿Cómo sacar partido a la veteranía del edificio y asegurarse de estos detalles?

1.- Si ha sido un flechazo y es una opción a valorar seriamente pida al vendedor un certificado de estar al corriente de deudas con la comunidad de propietarios y libre de derramas en curso o previstas.

Pida además un certificado de no tener obras de reforma planeadas para los próximos ejercicios, detallando las últimas intervenciones (8 años hacia atrás, por ejemplo) en fachada, cubierta, ascensor, patios y bajantes ; y de los pleitos que la comunidad tenga abiertos ( con el motivo de tenerlos, no es lo mismo tener uno por un impago puntual de un vecino que tenerlo porque hay una grieta de la profundidad de un brazo en el sótano). Si en los últimos 8 años no han cambiado o reformado alguno de esos elementos , en los próximos 4 lo harán.

2- Pídale las actas de los últimos años de la comunidad. Idealmente, 10-15 años . Puede ser apasionante adentrarse en el modo de toma de decisiones de sus futuros vecinos. Y en las decisiones mismas. Y en las quejas habituales.

3- Si el piso necesita una reforma, más allá del necesario presupuesto para saber a qué cantidad se está enfrentando, compruebe el margen de maniobra que la comunidad le vaya a dar. No todas las paredes de una vivienda se pueden tirar sin contar con lo vecinos, hay toldos que no se pueden poner, galerías que no se pueden cubrir, ventanas que no se pueden modificar. Las actas de las reuniones son grandes indicadores de obras anteriores y de carácter comunitario.

Lo que en un edificio nuevo está por descubrir, en uno antiguo se puede averiguar. Desconfie si le ponen pegas para proporcionarle alguno de esos datos. Y si las actas de las reuniones destilan mal rollo entre vecinos, siga buscando.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest