Cerrar

Cómo montar una empresa con toda la prestación por desempleo

Laboral

La capitalización de la prestación por desempleo consiste en la percepción en un solo pago del total de la prestación para financiar una actividad profesional como socio de una cooperativa de trabajo asociado, de una sociedad laboral o como trabajador autónomo. La reciente reforma laboral, publicada en febrero, permite solicitar hasta el 100% de la prestación del paro cuando los beneficiarios sean hombres de hasta 30 años de edad o mujeres de hasta 35, ambos inclusive. El límite se fijaba anteriormente en el 80%.

A continuación, repasamos algunas de las claves para acogerse a este derecho. Los principales requisitos para solicitar la capitalización del desempleo son:

1) Tener derecho al cobro de la prestación por desempleo, habiendo cesado definitivamente la actividad laboral. No se puede solicitar en casos de suspensión del contrato de trabajo ni de reducción de jornada.

2) Tener pendiente de percibir, al menos, tres mensualidades del paro.

3) No haber hecho uso de este derecho en los cuatro años inmediatamente anteriores.

4) Que la actividad que se requiere realizar sea como trabajador autónomo (dándose de alta como tal en la Seguridad Social) o como socio trabajador estable (no temporal) de una cooperativa o sociedad laboral en funcionamiento en España.

5) No iniciar la actividad antes de solicitar la capitalización de prestaciones. Se considera como inicio de la actividad la fecha que figura en la solicitud de alta del trabajador en la Seguridad Social.

6) Si el trabajador hubiera impugnado el cese de la relación laboral origen de la prestación por desempleo, la solicitud deberá ser posterior a la resolución del procedimiento correspondiente.

7) En el caso de trabajadores extranjeros, para acceder a la capitalización deben encontrarse legalmente en España y provistos de permiso de trabajo.

Si el parado desea convertirse en trabajador autónomo puede solicitar y obtener en un solo pago la cantidad que justifique como inversión necesaria para iniciar su actividad, con un límite máximo del 60% del importe total de la prestación que tenga pendiente de percibir. En caso de jóvenes hasta 30 años y mujeres hasta 35 años, el límite máximo será del 100%. Los trabajadores que acrediten estar afectados por discapacidad igual o superior al 33% también podrán acceder hasta el 100% del importe de la prestación.

Si la inversión para convertirse en autónomo no requiere el total de su prestación por desempleo puede solicitar a la vez el importe restante únicamente para financiar las cuotas de la seguridad social de esta actividad. En este caso se le abonará mensualmente una cantidad fija equivalente al ingreso de cuotas que haya ingresado como trabajador por cuenta propia en el régimen que corresponda, previa comprobación de que se mantiene de alta.

En caso de querer incorporarse a una sociedad laboral o a una cooperativa, el emprendedor puede obtener en un solo pago una cantidad equivalente a la que tenga que desembolsar en su condición de socio en concepto de acciones o participaciones del capital social de la empresa o para adquirir la condición de cooperativista, excepto para financiar ampliaciones de capital, desembolsos futuros o pagos aplazados. Sólo se podrá solicitar y obtener la cantidad que se justifique que irá destinada a adquirir esa condición de socio; si la prestación pendiente es superior, la diferencia puede solicitarse para a la subvención de cuotas a la Seguridad Social, en paralelo al supuesto que planteábamos con los autónomos, abonándose una cantidad fija equivalente al importe de la cuota que se pague al régimen que corresponda de la Seguridad Social.

La prestación por desempleo en pago único está exenta con un límite de 15.500 euros, salvo para las personas con discapacidad. El dinero debe ser destinado a las finalidades señaladas y mantener durante cinco años la actividad que se haya iniciado. Si la cantidad total del paro excede de esa cantidad el exceso tributará como renta del trabajo regular en cada período en el que, de no haberse producido el pago único, se hubiera tenido derecho a la prestación.

Julio Gómez Corredor. Coordinador de la Comisión de Laboral y Seguridad Social del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.