Cerrar

El Rey Baltasar y el lanzamiento de caramelos

Laboral

Pasadas ya estas fechas entrañables, siempre jalonadas con alguna polémica sobre la idoneidad de la tradición de convencer a los más pequeños de la existencia de una explicación mágica en lo que al origen de sus regalos se refiere, desde este blog queremos hacer un último guiño a los Reyes Magos, hasta que nos reencontremos en el 2020.

Hace algunos años el rey Baltasar fue denunciado en Huelva por una ciudadana a la que un impacto de caramelo en la cabalgata había causado lesiones. Siguiendo el trámite correspondiente, el juzgado de instrucción emitió un auto más que curioso en una ejecutoria contra el Rey Baltasar, analizando el asunto con una técnica jurídica reseñable.

  1. El juez examina primero si debiera abstenerse de juzgar a quien, desde que tiene memoria, le proporciona regalos el 6 de enero en compañía de Melchor y Gaspar. Como la denunciante menciona que quizá deba dirigirse la acción contra la persona que lo representaba en la cabalgata, entiende que la abstención no procede (dejando apuntado, pues, que el juez instructor dirige su agradecimiento y simpatía a los auténticos reyes magos y no a simples representantes).
  2. No sabiendo si el denunciado es efectivamente rey Baltasar, es difícil determinar si la jurisdicción española puede hacerse cargo de tramitar la denuncia, porque vaya usted a saber si el Rey resulta tener inmunidad diplomática, y más teniendo en cuenta que siglos de sesudas discusiones con afán de determinar cuál pueda ser su país de origen no han llegado a conclusiones definitivas.
  3. Salvando dichos escollos procesales, queda determinar hasta qué punto se puede imputar responsabilidad penal a un rey mago en plena cabalgata por el ímpetu al arrojar los caramelos. No existe regulación sobre la técnica en el tiro de caramelo, y no es razonable concebir una cabalgata sin esa parte de reparto de azúcar amalgamado por vía aérea directa. Y si no se arroja hacia los viandantes agolpados a su paso, poco sentido tiene tirarlos.
  4. Siendo esto así, quien participa en la cabalgata sabe de los caramelos y asume que puede ser alcanzado por uno. Pisado por otro participante, empujado por alguna abuela, sobresaltado por los berridos guturales de algún infante pulmonarmente dotado. Quien participa en un deporte de equipo asume que puede ser lesionado en un lance del juego, quien va a la tomatina no reclama la tintorería, quien salta las hogueras en San Juan sabe que debajo de sus pies hay fragmentos candentes ….  Asumen un riesgo real, que conocen y es parte misma de la actividad en la que participan.  “No es concebible, por lo menos para este instructor, una Cabalgata de los Reyes Magos sin que en la misma se arrojen caramelos a los espectadores desde cada una de las carrozas, del mismo modo que no puede concebirse una fiesta de carnaval sin disfraces. Podríamos decir que va de suyo. De este modo, siendo indiscutible el derecho de la denunciante a ser resarcida por sus lesiones, si efectivamente las sufrió y si concurren todos los requisitos legales, el ámbito propio para ello no será, en ningún caso, el del Derecho Penal, pues claramente nos encontraríamos ante un tema estricto de responsabilidad patrimonial de la administración, que es la que organiza la cabalgata y provee de caramelos y demás material tanto a SSMM los Reyes de Oriente como a los demás partícipes del desfile”

Las cabalgatas, como los demás eventos públicos, deben ser organizadas y planificadas teniendo en cuenta la participación, el trazado, el clima, la ubicación y el perfil probable de los participantes. Y siempre se puede aprender y mejorar. Pretender que no haya margen alguno al accidente, a lo fortuito, quizá es excesivo. Todos tenemos una opinión crítica sobre lo que se hace, pocos aportan una constructiva. Todos exigimos con pasión nuestros derechos, por lo general somos menos vehementes con nuestras obligaciones. Todos queremos que lo que se nos ofrece sea perfecto, es más infrecuente pensar en ceder comodidad para colaborar en acercarse a esa perfección. Habrá que intentar mejorar esas cosas, que hay que ir sumando méritos para la próxima visita de sus majestades.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.
Busca el logo , Garantía profesional.

©Todos los derechos reservados. Los contenidos de esta web son propiedad exclusiva de SIGA 98, S.A. Queda prohibida cualquier reproducción total o parcial.

Fotografía: www.pixabay.com

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram